¡Ahí Esta LA PRESA!

(Español)

CAPITULO 6

LA TABLA DE MULTIPLICACIÓN DE DIOS

 

“Lo que has oído de mi ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.”

 

2 Timoteo 2:2

 

El gran despegue espiritual estimulado por el día de Pentecostés estaba en marcha. La iglesia primitiva estaba a punto de ser impulsada por la esa fuerza expansiva hasta el fin del mundo de ese tiempo. Pedro había ya concluido su sermón, explicando el Evangelio de la Muerte y Resurrección de Jesús y la venida del Espíritu Santo; y en el verso 41 de Hechos 2 dice, “Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas.” Muy prolífica añadidura. Cualquier pastor en la tierra estaría abrumado por la conversión de 3000 personas en un solo día después de predicar el evangelio. Ponga especial atención a la palabra “añadieron.” Esa misma palabra aparece en el verso 47 del mismo capitulo. Lea los versos del 42 al 47ª, y luego leerá esta oración: “Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.” Note nuevamente la palabra “añadía.”

 

Ahora vaya a Hechos 5:14. La trágica historia del pecado y juicio de Ananías y Safira acababa de ser mencionada. El verso 13 dice, “De los demás, ninguno se atrevía a juntarse con ellos; mas el pueblo los alababa grandemente.” ¿Cómo le gustaría pertenecer a una iglesia tan espiritual y tan llena de poder, que la gente siente temor de unirse a esta? Pero veamos que el verso 14 dice: “Y los que creían en el Señor aumentaban más, gran número así de hombres como de mujeres.” ¡La “máquina de sumar” se había dañado! No los podían contar más ya que muchos estaban siendo añadidos al Señor.

 

Ahora notaremos un cambio importante. En el capitulo seis, la estrategia matemática de Dios para el crecimiento de la iglesia primitiva aparentemente se acelera. En  el verso uno leemos, “En aquellos días, como creciera el número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos, de que las viudas de aquellos eran desatendidas en la distribución diaria.” El orden adecuado de las “M y M “ es “multiplicar,” “ministrar,” y “murmurar.” Cuando se multiplican los miembros de una iglesia, se deben formar nuevos ministerios, para proveerles y para emplearlos; y tan seguro como la luz del día viene después de la noche, la murmuración vendrá después de la multiplicación. Esto es parte del paquete, donde hay mas personas habrá más problemas. Después de todo, ¿no eres tu un problema de un tipo o de otro?

 

Observe la naturaleza del problema. Un diario “diaconado” (que traducido es “ministrar”) se realizaba para distribuir alimento, bienes, y dinero a un vasto número de nuevos cristianos quienes habían empezado a sufrir inmediatas necesidades económicas y ostracismo social debido a su fe en Cristo. Los “griegos” eran los llamados helenizados, judíos que hablaban griego y que habían nacido fuera de Israel y que recientemente habían retornado para las fiestas de la Pascua y el Pentecostés. Algunos de ellos habían venido a Cristo como resultado de los eventos del evangelio ocurridos de manera dramática en Jerusalén. Los “Hebreos” eran los nativos judíos quienes hablaban la lengua Aramea de los judíos de Palestina. Los griegos eran el grupo minoritario, y los hebreos eran el grupo mayoritario.

 

De tal manera que se levantaron murmuraciones (razonablemente) provenientes del grupo minoritario como protesta por la negligencia en contra de sus viudas durante la distribución diaria de las ayudas. “La mayoría esta satisfaciéndose pero; perjudicando y abusando de la minoría,” ellos entonces dijeron. Para resolver este problema, los apóstoles encargaron a siete hombres, todos con nombres en lengua griega. Ellos fueron sensibles, ¿o no? Para resolver el problema y calmar la protesta, se seleccionaron hombres provenientes de las filas del lado murmurador para que supervisaran la distribución de las ayudas. El problema fue resuelto, “y crecía la palabra del Señor; y el número de los discípulos se MULTIPLICABA grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe.” Hechos 6:7. La multiplicación era tan masiva que hasta había una fuerte fuga del sacerdocio judío hacia la comunidad de la fe en Cristo en Jerusalén. Note ahora que la norma común para el crecimiento de la iglesia primitiva es la multiplicación.

 

En el capitulo 9, la aceleración continúa. En el capitulo nueve esta escrita la historia de la conversión del más grande de los cristianos, Saulo de Tarso. Cuando había bajado la controversia acerca de su conversión y su predicación, leemos en el verso 31, esto, “Entonces las iglesias tenían paz por toda Judea, Galilea y Samaria; y eran edificadas andando en el temor del Señor, y se acrecentaban fortalecidas por el Espíritu Santo.” Ya que el sujeto está muy alejado del verbo en esta oración, es muy fácil dejar de ver aquí el estándar de multiplicación. Ahora vemos que las iglesias se están multiplicando, y aquí surge una pregunta: ¿Qué le paso a ese tipo de cristianismo? Ellos no tenían sociedades misioneras, ni comisiones o equipos para plantación de iglesias, ni una entidad oficial o misioneros para el extranjero, aun así las iglesias se estaban multiplicando. ¿Qué le sucedió a este tipo de cristianismo?

 

La respuesta puede verse fácilmente con solo asistir a casi cualquier conferencia para pastores en los Estados Unidos hoy día. Cuando los predicadores comienzan a reunirse, ellos se hacen varias preguntas muy comunes y casi universales. ”¿Tuviste un buen día el Domingo?” “Si, si lo tuve.” ¿Cuál cree usted que será la próxima pregunta? ¿”Y cuantos se sumaron el domingo a tu iglesia? Amigos, no es posible impactar una población mundial que se multiplica radicalmente con solo sumar gente a nuestras iglesias, no importa cuantos seamos nosotros. El paso de la multiplicación no puede ser alcanzado por la adición. Alguien nos ha engañado en algún momento sobre algo tremendamente importante.

 

Dios nos ha llamado a ser multiplicadores, y trágicamente nos hemos reducido a unos meros sumadores. La magnitud de esta tragedia no puede ser medida.

 

No debemos subestimar el valor y la importancia de las adiciones (conversiones) a la comunidad cristiana, pero si debemos encarar un error trágico en nuestros procedimientos si las adiciones no se convierten en catalizadores para la multiplicación en la comunidad cristiana mundial.

 

La única orden de movilización que Jesús dio a su iglesia se llama la Gran Comisión. Hay siete formas verbales en la comisión, pero solamente una de ellas es un mandato. Hay solamente un imperativo fuerte, un solo mandato, en la Gran Comisión. Ese verbo se traduce como “enseñar” en algunas traducciones antiguas del ingles como en la versión King James, pero nuevamente es aparente que alguien esta escondiendo algo de nosotros. Ese verbo significa mucho, mucho más que la mera enseñanza. El verbo significa “hacer discípulos” o “convertir a los hombres en discípulos.” Necesitamos dejar de preguntarnos, “¿Cuántas decisiones tuviste?” Y comenzar a preguntar, “¿cuántos discípulos estas edificando?”

 

La iglesia primitiva se multiplicaba aplicando el estándar y el procedimiento perfectamente preparado durante los tres años del ministerio público de Jesús con sus doce discípulos. Él fue el hacedor de discípulos original, y el procedimiento que siguió debe ser examinado, estudiado, amaestrado, y copiado por nosotros si queremos reproducir reproductores tal cual como Jesús lo hizo. Personalmente no creo que un individuo pueda ser un discípulo sin ser también un hacedor de discípulos. Nuestra obediencia al Señorío de Jesús necesariamente involucra una prioridad en el cumplimiento de su Gran Comisión. Yo creo que el hacer discípulos esta contemplado en el contrato para ser un discípulo. Si uno es un discípulo del Nuevo Testamento, necesariamente tiene que ser un hacedor de discípulos.

 

EL PERFIL DE UN DISCÍPULO MULTIPLICADOR

 

Ahora, vamos a la Segunda Carta de Pablo a Timoteo, capitulo 2. Allí encontramos siete grandes ilustraciones de lo que es un discípulo, además de una excelente presentación de la tabla de multiplicación de Dios. Primeramente, el perfil de un discípulo. Cada uno de las siete nos da una parte del retrato o la imagen de un discípulo del nuevo testamento.

 

ES UN “HIJO”

 

En primer lugar, un discípulo del nuevo testamento es un “hijo” (verso uno.) Este es un hijo de Dios por nacimiento desde lo alto; pero aquí, él es el hijo espiritual del creyente que lo guió a Cristo. Pablo llamó a Timoteo “hijo mío,” ya que él le condujo hacia Cristo. Pablo había venido en uno de sus viajes misioneros al pueblo donde Timoteo vivía. Pablo encontró una familia en la cual había dos buenos estudiantes del Antiguo Testamento, una abuela llamada Loida, y una madre llamada Eunice (2 Timoteo 1:5)

 

Eunice tenia un hijo, cuyo padre era griego, llamado Timoteo. Cuando Pablo se dio cuenta lo bien educado que estaba el muchacho en cuanto a la escritura, Pablo fácilmente lo guió a Cristo. Cuando comenzó a discipularlo, vio en ese muchacho un aparente potencial espiritual que era muy excepcional. Cuando Pablo partió para continuar su viaje misionero, él animó al muchacho a continuar su camino con Cristo. Pablo le prometió orar por él diariamente, y también le prometió que retornaría cuando fuera posible.

 

Algún tiempo después, en otro viaje misionero, Pablo regresó al pueblo donde vivía Timoteo. Cuando fue a ver al joven, los grandes sueños de Pablo se habían hecho realidad. El muchacho había crecido espiritualmente mas allá de lo que Pablo esperaba. Cuando Pablo estaba listo para partir, él le dijo, “Timoteo, ¿te gustaría hacer un viaje conmigo? Timoteo estaba asombrado. ¿Yo? ¿Contigo? “Si,” dijo Pablo “un viaje conmigo” “¿Y qué vamos a hacer?” “Tu me observas, oras por mí, y en las noches hablamos.” Cuando usted es un cristiano visionario, eso es hacer discípulos.

 

¿Qué hace un buen hijo? El buen hijo aprende de sus padres, ama a sus padres, obedece a sus padres, y hace crecer la familia. Lo mismo hace un hijo espiritual.

 

ES UN “SOLDADO”

 

En segundo lugar, un discípulo del nuevo testamento es un “soldado.” “Tu, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado.” ¿Qué es lo que hace un buen soldado? Él abandona todos sus planes y propósitos con el objeto de cumplir el deber asignado. Este entrena con mucha disciplina y esfuerzo. Defiende los intereses de su patria. Pelea cuando es necesario. En resumen, él esta listo para luchar y sacrificarse, lo cual es esencial si esta está dispuesto a cumplir su tarea.

 

ES UN “ATLETA”

 

En tercer lugar, un discípulo del nuevo testamento es como un “atleta.“ El verso 5 dice, “Y también el que lucha como atleta, no es coronado si no lucha legítimamente.” Se ha estimado que hay más de 50 referencias al atletismo en el nuevo testamento. ¿Qué es lo que un buen atleta hace? El se dedica totalmente a su deporte, entrena rigurosa y consistentemente, domina las habilidades requeridas, lucha por una disciplina mental al igual que física, y da lo mejor para llegar a ser excelente. Un discípulo cristiano no puede hacer menos para seguir a Cristo.

 

ES UN “LABRADOR“

 

En cuarto lugar, un discípulo del nuevo testamento es comparado con un “labrador,” o un granjero en el verso 6. ¿Qué es lo que un buen granjero hace? Él trabaja, ara la tierra, siembra la semilla, la cultiva, y recoge la cosecha. El también guarda algo de la semilla para futuras siembras, cosechas y las multiplica. Todas estas actividades tienen una evidente comparación con el ejercicio espiritual de ser un discípulo y hacer discípulos.

 

ES UN “OBRERO“

 

En quinto lugar, un discípulo del nuevo testamento es un “obrero” según el verso 15, y un obrero especializado. El debe ser un “obrero que no tiene nada de que avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.” Para poder llegar a hacer esto, el debe estudiar para poder “presentarse ante Dios aprobado.” Como discípulos cristianos, estamos aquí para trabajar no para holgazanear.

 

ES UN “RECIPIENTE”

 

En sexto lugar, un discípulo del nuevo testamento es un “recipiente,  un vaso, un utensilio,” vea el verso 21. ¿Qué es un recipiente? Un recipiente es un objeto hueco diseñado para contener algo o a alguien. Como cristianos, hemos sido hechos para contener y ser portador de la vida de Cristo. ¿Qué es lo que un buen recipiente hace? Este está colocado al alcance de su propietario, vacío y disponible, y espera a que él lo llene cuando desee. El discípulo nunca tiene que estar pensando si su Señor  quiere llenarlo o no. En Efesios 5:8 le ordena “ser lleno con el Espíritu Santo.” Cuando este lleno, este espera por Él para que lo derrame. Este simplemente espera por Él para ser utilizado de la misma manera que los recipientes son  normalmente usados. Lo mismo debería suceder con un discípulo.

 

ES UN “SIERVO” 

 

Finalmente, un discípulo del nuevo testamento es un “siervo,” o un sirviente (verso 24) Un siervo no tiene voluntad propia, no tiene horario propio, no tiene derechos y no tiene propiedades. Él esta a disposición de su amo. Sin embargo, no le faltan los recursos, El libro de cheques de su amo endosa cualquier tarea que el esclavo pueda recibir. Al igual que con un discípulo cristiano.

 

EL PROCEDIMIENTO PARA MULTIPLICAR DISCÍPULOS    

 

Ahora que hemos visto el perfil de un discípulo, de la manera que es presentado en 2 Timoteo 2, vamos a examinar el procedimiento para la multiplicación de discípulos. Yo lo llamo “La tabla de multiplicación de Dios.” Esta está reflejada en el verso 2, donde Pablo le dice a Timoteo, “Lo que has oído de mi ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.” Observe que hay cuatro generaciones de discípulos en este solo verso: “Yo....tu.....hombres fieles......también a otros.” El proceso de multiplicación  en este verso puede ser diagramado de la manera siguiente:

 

                                                      

                               Hombres fieles  [ Otros              

 

Pablo   Timoteo      Hombres fieles  [ Otros

 

                               Hombres Fieles  [ Otros

 

 

Uno tiene la impresión de que el proceso se ensancha como un embudo, donde en el extremo angosto están Pablo y Timoteo. Todo se inicia con “Yo, Usted”, Pablo y Timoteo, y esta asociación indica dos cosas que son cruciales acerca de hacer discípulos.

 

(1)   La importancia del individuo, y

(2)   La importancia de las relaciones positivas.

 

 Trate de quitar alguno de los dos individuos iniciales, Pablo o Timoteo, y verá que el proceso colapsa desde su inicio. No se puede llevar a cabo la multiplicación desde el principio sin la presencia de uno de los elementos¾necesario para relacionarse con los demás.

 

Tanto Pablo como Timoteo deben ser como discípulos de cierta calidad y compromiso para que se pueda dar la multiplicación. Por lo cual, ellos deben estar relacionados uno con el otro, en una forma abierta, y confiada. La iglesia necesita explorar extensamente y aplicar la teología relacional. Esto es todo un universo que por lo general casi nunca se menciona en la iglesia. Si Pablo y Timoteo no hubieran tenido una relación basada en la confianza y la disponibilidad de cada uno, esa cadena se hubiera roto en el mismo momento que se forjaba el primer eslabón. Pero, felizmente para nosotros y para todas las generaciones futuras, Pablo fue un amable, simpático, y amistoso embajador de Cristo; y Timoteo fue un discípulo disponible, fiel, y con deseos de aprender.

 

¿CÓMO PUEDE EL PROCESO ALCANZAR AL DISCÍPULO?

 

Aquí surge una pregunta: ¿Cómo fue que Pablo llegó hasta Timoteo? ¿Cómo fue que el proceso llegó hasta Timoteo? ¿Cómo fue contagiado Timoteo por Pablo? Pablo dijo, “Lo que has escuchado de mí.....” ¿Es esto solamente un asunto de escuchar? ¿Es este currículo de estudios meros conceptos académicos, o ideas filosóficas, las cuales pueden ser enseñadas de una generación a otra en un aula de clases? ¡Difícilmente! ¿Qué significa “escuchar” según el nuevo testamento? ¿Porqué se escoge “escuchar” para ilustrar la alimentación espiritual en vez de ver, oler, gustar,  o tocar? De hecho, si hay comparaciones espirituales para cada uno de estos sentidos. Entonces ¿Porqué se escogió “escuchar”? ¿Podría ser que el oído es el sentido mediante el cual la realidad objetiva va de manera más directa y profunda a nuestro ser? Para los demás sentidos se hace necesaria una interpretación. La vista (imágenes visuales) debe ser traducida a ideas y pensamientos para puedan llegar a nuestra mente. Lo mismo sucede para el tacto, el olfato,  y gusto. Pero, para el oído, ocurre una comunicación más directa. Así, “la fe viene por el oír, y oír la palabra (“hrema”,  una vital y misericordiosa palabra) de Dios.”

 

¿QUÉ COSAS IMPLICA EL PROCESO DE OIR?

 

En el proceso de hacer discípulos, ¿Qué cosas están implicadas en el oír? Hay dos versos en 2 Timoteo 3 que nos dan una pista (versos 10 y 11.) Pablo escribió, “Pero tú has seguido (Pablo vivió una vida perfectamente transparente con Timoteo; transparencia, transmisión, transformación, ese es el orden)  mi doctrina (enseñanzas), conducta (estilo de vida), propósito, fe (mas claramente como fidelidad), longanimidad (la habilidad de sufrir por un largo tiempo), amor, paciencia, aflicciones  (Pablo no escondió la severidad a Timoteo.)”

 

Este es el resultado natural de lo que ha sido llamado el principio de “estar con él” o el “estar conmigo.” “Jesús escogió a doce para que estuviesen con él,” Marcos 3:14. El ser un discípulo y el ser un hacedor de  discípulos son estilos de vida que son más captados que enseñados. ¿Podría imaginarse a alguien haciendo un largo viaje con Pablo y aun así no ser cambiado por este?

 

UNA VEZ QUE EL DISCÍPULO ES EQUIPADO, ¿QUÉ DEBE HACER?

 

Ahora, una vez que Timoteo estuvo “equipado,” (listo) o “completamente entrenado” ¿Qué tenía que hacer? “Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles.”

Hay dos palabras que exigen especial atención para poder definir el rol de Timoteo. El debe pasar (toda su fe, estilo de vida, y compromiso) a hombres “fieles.” Aquí se debe tener mucho cuidado. Esta es una de las características esenciales del ingenio del cristianismo. Cuando este funciona apropiadamente, este siempre garantiza liderazgos de segunda y tercera generación. Este es el porqué es absolutamente esencial que un discipulador solamente busque hombres “fieles” para poder instalar el proceso. Si sus discípulos demuestran ser infieles, entonces todo el proceso se detiene con ellos, y las futuras generaciones quedarán sin un liderazgo espiritualmente adiestrado.

 

La otra palabra que nos reclama atención especial es una palabra dominante en el verso. Esta es la palabra “encargar o depositar.” Nuevamente debemos tener gran cuidado para entender esta palabra. Este es un término bancario. Literalmente significa “depositar.” Cuando usted hace un depósito a su cuenta de ahorros en un banco, usted espera obtener un dividendo, ganar interés. Lo mismo sucede cuando hace a un discípulo. No solamente desinfecta a un pecador. Usted esta haciendo una inversión cuantitativa y cualitativa que generará interés indefinidamente en la eternidad.

 

¿UNA INVERSIÓN O UN GASTO?

 

Permítame hacerle una pregunta seria y crucial: ¿Su vida presente es más un gasto que una inversión? ¿La está usted gastando o invirtiendo? Piense con cuidado aquí. Si usted la esta gastando, el gasto es final. No obtiene un dividendo de ese hecho. Francamente, la mayoría de las “actividades cristianas” en las cuales estamos ocupados¾que si la asistencia a la iglesia, la lectura de la Biblia, la oración, etc.­¾son más gastos que inversión. Estas son actividades de “supervivencia” dirigidas a hacernos “buenos cristianos, en vez de inversiones las cuales impactarán al mundo hasta los confines de la tierra, hasta el fin de los tiempos. De esa manera se traiciona la Gran Comisión de Jesús.

 

Timoteo tenía que tomar el total de la inversión de la vida de Cristo, que había sido pasada de Pablo hacia él,  para luego depositarla en las vidas de hombres fieles, y este proceso no podría continuar, a menos que estos fuesen “capaces de enseñar a otros.“ De tal modo, que el proceso debe extenderse constantemente, ensanchándose como un embudo que abarque más y más territorios e incluya más y más personas.

 

ILUSTRACIONES QUE PERMITEN PERCIBIR LA IMPORTANCIA Y EL POTENCIAL DE LA MULTIPICACIÓN

 

Permítame emplear algunas ilustraciones comunes para mostrarle tanto la importancia como el potencial de la multiplicación.

 

UN EVANGELISTA

 

Suponga que hay un evangelista que puede (y lo hizo) ganar para Cristo (como conversiones) 1000 personas por día. Si la población actual del mundo se congelara, de manera que nadie más naciera, y nadie más muriera hasta que la última persona sobre la tierra sea ganada para Cristo, se necesitarían entonces más de 15.000 años para ganar la población actual del mundo para Cristo. Y debemos recodar que serian solamente convertidos, no necesariamente discípulos.

 

EL DÍA DE PENTECOSTÉS TODOS LOS DÍAS

 

O, suponga que el día de Pentecostés se repitiera todos los días, con 3.000 conversiones cada día. Se necesitarían aproximadamente 5.000 años para ganar la población actual del mundo para Cristo. Pero la población mundial no permanece estática. Ésta se multiplica de manera asombrosa. Parece frustrante, o ¿no?

 

Por esto debemos implementar el estándar bíblico de la multiplicación. La siguiente es una ilustración hipotética, mecánica, y teórica, pero servirá para revelarnos las posibilidades de la multiplicación espiritual. Si un discípulo estuviese totalmente “infectado” de tal manera que pudiera ser una entrenador adecuado, y este enlistara un discípulo durante un año de entrenamiento lo cual le permitiría enlistar y entrenar otro discípulo el año siguiente, y este se continuara, mecánica y consistentemente multiplicando a través de los años, este proceso excedería los “1000 diarios” del evangelista al comienzo del vigésimo tercer año; e hipotéticamente discipularía la toda la población mundial en periodo de alrededor de 35 años. Note la diferencia entre los “convertidos” del evangelista y los discípulos del reproductor visionario.

 

Pero cuidado: tales ilustraciones como estas  no deben ser usadas para confrontar las actividades de un evangelista y ganador de almas, contra las actividades de un hacedor de discípulos. Estos son roles complementarios, cada uno es absolutamente esencial. De hecho, podría esperarse que ambos roles pudieran combinarse en el proceso de madurez de cada creyente.

 

DUPLICANDO LOS CENTAVOS

 

Otra ilustración muy familiar es que: Si yo te ofreciera un centavo en el primer día de un mes de 31 días, y te ofreciera duplicar la suma cada día durante 31 días (de manera que en el segundo día ya tienes 2 centavos, en el tercer día 4 centavos, en el cuarto día 8 centavos, etc, etc.); o te ofreciera de una sola vez la suma de 1 millón de USA$, ¿Cuál de las dos tomarías? Si tomaste el millón de dólares, estarías perdiendo mas de 9.7 millones de dólares. Recuerde donde comenzó todo¾con un centavo. Sin la inversión del primer centavo, el proceso nunca comienza.

 

¿Porqué el hacer discípulos funciona de manera tan pobre? Francamente, Dios no puede encontrar suficientes primeros centavos de calidad. Simplemente no hay suficientes hacedores de discípulos visionarios para comenzar el proceso en el ámbito mundial. Sin embargo, esto no debe desanimarnos. Con visión y comunicación, esto se puede corregir más rápido de lo que pensamos. Y recuerde, esto es de Pablo a Timoteo, un “segundo centavo.” El proceso principalmente depende de la calidad, compromiso, visión, y trabajo de los dos primeros centavos. ¿Por qué? Porque ellos normalmente son, al comienzo, los únicos modelos de este proceso que sus compañeros alguna vez verán, lo cual es real aunque suene pesimista.

 

Por lo tanto, el centavo número uno y el centavo número dos, son de extrema importancia. Pero pensemos un momento en el recorrido hasta el día 31 del proceso de duplicación. En el último día, el acumulado va desde 5.3 millones de dólares hasta aproximadamente 10.6 millones de dólares. Así que, la multiplicación de cada día es crucial para el resultado final. Ningún individuo enlistado puede darse el lujo de fallar. Si algún cristiano fracasa en su proceso de multiplicación, este trunca exactamente a la mitad el potencial para cumplir la Gran comisión en lo que le resta de vida, y si un cristiano tiene éxito (se multiplica), éste duplica ese potencial durante su vida.

 

LA VISIÓN DEL IMPACTO MUNDIAL A TRAVES DEL PROCESO DE HACER DISCÍPULOS

 

Amigo cristiano, ¿tienes tú la visión de impactar al mundo a través del proceso de hacer discípulos? ¿Estas invirtiendo cualitativamente el estilo de vida de Jesús, la visión de Jesús, y el compromiso de Jesús en las vidas de individuos de manera que ellos tengan un compromiso y una visión similar y puedan impartirlas a otros? Alguien sabiamente dijo una vez que para poder impartir una visión a otros, debes:

 

* Verla claramente

* Decirla claramente

* Mostrarla constantemente

* Compartirla apasionadamente y

* Protegerla cuidadosamente.

 

La escritora Stacy Kinehart en su libro, Viviendo a la Luz de la Eternidad (Living in the Light of Eternity) escribió, “Aquellos de nosotros que vinimos a Cristo en la década de 1960 pensamos que nosotros cambiaríamos al mundo entero en nuestra generación. Teníamos visiones de grandes filas de personas, con sus copas en mano, esperando pacientemente a que nosotros les dispensáramos el Agua de Vida. Desde entonces el mundo ha ido cayendo hasta un estado de abismal perdición. Cada uno, personalmente, ha reducido sus expectativas a solo ayudar un numero moderado de individuos durante el curso de su vida. Pero la verdadera interrogante, la que nos rescata de la desilusión y de los sentimientos de fracaso, es esta: ¿Es eso realmente una reducción? ¿Es esta una visión pequeña e insignificante indigna de un verdadero sacrificio? No cuando consideramos a Aquel que alcanzó al mundo con solo un puñado de hombres, y quien constantemente multiplica Su propia vida en las personas, sin importar o no si estamos allí para tabular los resultados.”

 

De hecho, no solo “ayudar a un moderado número de individuos” no es una “reducción”; esta es la única manera de que un individuo pueda cualitativamente impactar el mundo hasta los confines de la tierra y hasta el final de los tiempos.

 

Posteriormente en el mismo libro, Mr. Kinehart dice que “cada cristiano tiene el potencial para un impacto eterno en un sin número de vidas.” Sin embargo, se deben hacer algunas interrogantes muy serias y hasta embarazosas. ¿Es nuestro “zorro” el mismo que Jesús persiguió¾un mundo entero lleno de personas? ¿Realmente estamos invirtiendo cualitativamente y sistemáticamente en las vidas de los individuos con quienes estamos trabajando para garantizarles que nos estamos acercando a ese “zorro”? ¿Estamos impartiendo la visón de manera que nuestros discípulos sean consumidos por esta y de esa manera puedan comunicarla automáticamente a otros?

 

Imagínese usted mismo yendo a través de todo el camino hasta el resultado final del impacto mundial y formúlese sobrias interrogantes a fin de probar el proceso. El hacer discípulos requiere de una continua educación, información, adoctrinamiento, estudio, discusión, fortalecimiento, responsabilidad, y refinamiento personal.

 

Peter Wagner dijo una vez, “Los campos misioneros del mundo están sobrecargados de programas evangelísticos que no están funcionando adecuadamente. Y es aún más triste que, mucha gente profundamente involucrada en ellos ni siquiera se da cuenta de la verdad. En muchos de estos programas, aunque usted no lo crea, los resultados ni siquiera son examinados.” Amigos, no podemos darnos el lujo de tener vidas o ministerios no examinados.

 

Dietrich Bonhoeffer dijo una vez, “Una persona justa es aquella que vive para la próxima generación.” Hacer discípulos, apropiadamente hechos, garantiza ese tipo de justicia. ¿Estas todavía pensando en “adiciones” ocasionales a la iglesia, o eres tu un número entero en la tabla de multiplicar de Dios? Piénselo muy bien, ya que muchas generaciones pueden depender de usted.

 

 

 

Return to Main Page                                                         Site Rules and Restrictions

 

Copyright © 2005, by ToBeLikeHim Ministries