¡Ahí Esta LA PRESA!

(Español)

CAPITULO 1

¿Que tan Vital es la Visión?,

“Donde no hay visión el pueblo perece.”

“Sin profecía el pueblo se desenfrena”: Proverbios 29:18

 

En la terminología espiritual, “perspectiva divina”, “sabiduría”, “discernimiento”, “iluminación”, y “visión”, son términos casi iguales. Muchos pasajes en la Palabra de Dios revelan la importancia de tal visión. Salmo 119:18 dice, “ Abre mis ojos y mirare las maravillas de tu Ley.” Salmo 119:130 dice, “La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples.” Santiago1:5 dice, “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría,  pídala a  Dios.” En Efesios 1:15-19 y su contexto, Pablo escribió una de sus más grandes oraciones. Personalmente creo que esta es la oración más importante que un ser humano puede hacer por otro. Es una oración para “iluminación”, lo cual es un elemento subjetivo esencial para entender las cosas de Dios después del Nuevo Nacimiento. “A menos que un hombre nazca de nuevo, él no puede ver.” Los dos elementos indispensables para la comprensión espiritual son la regeneración (la salvación) e iluminación (la visión)

El texto de este estudio nos muestra negativamente cuan importante es la “visión”. La vista de un individuo depende del “lente” por el cual mira, así como su oído depende del “filtro” por el cual escucha. Cuando damos inicio a este estudio acerca del Gran Mandato de Nuestro Gran Señor a su Pueblo, es necesario que entendamos el valor de la visión. Proverbios 29:18 dice, “Sin profecía el pueblo se desenfrena.” Este es un verso cosmopolita; su aplicación es  universal y absoluta.

I. UN CONCEPTO ESPIRITUAL

Piense, primero, acerca del concepto espiritual que se presenta aquí, el concepto de “la visión.” Cuando es estudiada en contexto, es evidente que la visión que se menciona es de un tipo especializado. Se refiere a una visión espiritual, el tipo de visión más importante que una persona puede tener.

Todo empieza con la visión. Usted será lo que usted ve, pero lo que usted no ve, usted no puede ser. ¡Usted se convertirá en lo que usted contempla, pero lo que usted no puede contemplar, en eso usted nunca se convertirá. ¡ En otras palabras, lo que usted mira amorosamente, anhelantemente, y duraderamente, en eso usted se convertirá!. Usted será lo que usted mira.

Un ejemplo de esto lo podemos ver en el mundo de la electrónica hoy dia. Si usted deja una sola imagen en la pantalla de su computador por un tiempo muy prolongado, esta quemará el fósforo de la pantalla, y aparecerá en cualquier programa que se ejecute después. Este principio se mantiene también para usted: Lo qué constantemente contemple, ello determinara su vida.

Una vez un campesino había puesto su mula a la venta, un posible comprador le preguntó ”¿Hay algún problema con esta mula?”, El campesino le respondió, “Solo que no te mira bien”, el comprador replica, “Bueno, realmente  no me importa eso. ¿Está acostumbrada al trabajo duro?”, “ Oh si, ella trabaja duro, solo que no te mira bien”, Así, el hombre compró la mula,  el campesino la subió en el remolque de su nuevo dueño. Cuando el hombre llegó a su granja, bajó la rampa y sacó la mula del remolque, la mula inmediatamente se estrelló contra un árbol, y luego contra la pared del establo. El hombre gritó airado, “¡Me han robado!, ¡Esta mula está ciega!”, Volvió a cargar la mula en el remolque y regresó donde el campesino, y con voz muy alta exclamó, “¡Usted me estafó, esta mula esta ciega, usted me mintió!”,  ¡“ OH no,”¡ dijo el campesino, “Yo no mentí ha usted, Yo dije a usted, que ella no te mira bien!”. Amigos, todo depende de cómo miremos y como veamos.

Oswald Chambers, el renombrado autor de “My Utmost For His Highest
(Mi Sumo Para Su Exaltación) y de otras grandes obras devocionales, escribió con gran percepción cuando dijo, “Es más fácil servir a Dios sin una visión, más fácil trabajar para Dios sin un llamado, porque así usted no se molesta por lo que Dios requiere; el sentido común es su guía, enchapado con el sentimiento cristiano. Pero, si una vez usted escucha total y verdaderamente la gran comisión de Jesucristo, el estar atento a lo que Dios quiere, será su meta de allí  en adelante, y usted ya no podrá trabajar para Él sobre la base del sentido común.” Lea este párrafo varias veces antes de proseguir adelante en este estudio. Las oraciones en letra itálica en ese párrafo son mías, no del autor.

La visión física es una combinación del estímulo objetivo (algo real en el mundo circundante) y la experiencia subjetiva (la manera por la cual el individuo percibe el estímulo objetivo.) El estímulo objetivo podría nunca cambiar, pero una vez que es registrado a través de los ojos del individuo, este está sujeto a distorsión, rechazo, o recepción, para abreviar, está sujeto a la interpretación de la persona en quien actúa el estímulo.

De los cinco sentidos, la visión es la que nadie desearía perder. Ralph Sockman estaba en lo correcto cuando muy pintorescamente dijo, “El ojo es el papá de los sentidos”, “Yo soy un prisionero absoluto de mis ojos.” Hasta cierto punto esto es verdad en cada ser humano, la percepción es el estímulo de todo. Esta fórmula demostrará su veracidad: La Percepción lleva al Proceso (o Procedimiento), y el Proceso llevará al Producto. En la iglesia de Jesucristo, en su extensión, se nota que sufrimos una crisis radical del producto. Nosotros simplemente, por lo general, no estamos produciendo el tipo de cristianos quienes produjeron el Libro de los Hechos. Por lo tanto, si nuestro producto es deficiente, nuestra percepción debe también ser deficiente.

¿Que es visión espiritual?, La paráfrasis de J. B. Phillips acerca de Colosenses 1:9 lo define para nosotros así. Pablo escribió, “Yo oro para que ustedes vean las cosas desde el punto de vista de Dios.” La visión espiritual es ver las cosas desde el punto de vista de Dios. Pero la Biblia claramente nos dice que Su punto de vista no estará de acuerdo con el nuestro (Isaías 55:10) Por ello, se hace necesario un ajuste espiritual radical para traer nuestro punto de vista en acuerdo con el punto de vista de Dios.

Dawson Trotman, un hombre de gran visión espiritual, dijo, “Visión es poner en tu corazón lo que Dios tiene en el Suyo.” ¿Pero que es lo que Dios tiene en Su corazón? Nuestro texto responde esa pregunta  con una sola palabra: “las personas.” Dios tiene a las personas en Su corazón. ¿Cuántas personas?, Todas las personas. Dios lleva puesto en Su corazón cada persona en la tierra. Y Él espera que Sus hijos estén de acuerdo con Su preocupación.

Él espera seriamente que Sus hijos impacten el mundo entero por todo lo ancho. Por ello, una misión global requiere una visión global. Esto significa que la mayoría de los Cristianos necesitan verse como “Atlas”, para empiezar a ver la responsabilidad que hay de ir el mundo entero, para así comenzar a impactarlo para Cristo.

Piense en la pregunta de nuevo: ¿Qué tiene Dios en Su corazón?, ¿Que debería estar en el corazón de los sueños y visiones del creyente?. El texto nos responde: “las personas”. “Donde no hay visión, las personas perecen.” ¿Por qué, solo, la cuatra quintas partes (4/5) de las personas del mundo están muy pobremente evangelizadas y muy pobremente educadas en la sustancia y estrategia del evangelio, y con casi la mitad de la raza humana, que nunca ha oído de manera redentora el nombre de Jesús? ¿Podría el tipo de Cristianismo revelado en el Libro de Hechos haber tolerado esta situación? ¡Ciertamente no!. ¿Entonces, cual es la diferencia entre el Cristianismo del Libro de Hechos y la versión de Cristianismo que ampliamente prevalece en la iglesia evangélica (particularmente americana) de hoy?. ¿El Jesús de la iglesia de hoy es un Jesús diferente al de aquellos? No. ¿El Espíritu Santo es diferente? No. ¿La Biblia es diferente? Sí, pero la ventaja está a favor nuestro, no con los cristianos primitivos. Ellos ni siquiera tenían un Nuevo Testamento completo. Nosotros si, pero incluso con esta ventaja, no estamos de ninguna manera cerca de su nivel de impacto.

¿Así que, cuál es la diferencia entre el Cristianismo que produjo el Libro de Hechos y nuestro tipo de Cristianismo?. Corriendo el riesgo de ser muy simplista, expreso una muy mesurada opinión diciendo que, la única diferencia básica entre el “Cristianismo de aquellos” y el “nuestro” reside en una diferencia de estrategia. Su estrategia mostró un aparente desinterés en edificar las instituciones y se especializó casi exclusivamente en edificar a los individuos. Su estrategia era una de, explosión (hacia afuera) en lugar de la implosión (hacia adentro.) Jesús entrenó a doce hombres, “a quienes llamó apóstoles,” (Lucas 6:13)¿Por qué Él les dio un nombre diferente a ellos? ¿Qué perfil, que resalta, qué podemos discernir cuándo Su principal (o único)proceso de entrenamiento se centró en doce hombres, y cuándo Él cambia la típica palabra “discípulo” para darles un título diferente y especial el de “Apóstol?” La clave está ciertamente en el significado de esa misma palabra “Apóstol”. Esta es una palabra griega compuesta, que surge uniendo dos palabras pequeñas, “Stolos” (la partícula stoles de la palabra “Apóstoles” que significa “enviar a fuera”) y el prefijo “Apo” que significa “lejos de”, y es allí precisamente donde reposa la clave. Él edificó esos hombres especialmente escogidos para tenerlos “junto a Él” (Marcos 3:14) sólo el tiempo suficiente  para entrenarlos e inyectarles Su Vida, Su Visión, y Su Estrategia, y posteriormente, según era Su Plan, enviarlos desde su base de entrenamiento, hacia tan lejos como ellos pudieran, o habrían, o podrían ir. ¡El propósito de Jesús fue: ¡Temporalmente con, pero  Profesionalmente afuera!. Y el hecho que la lista de dones que Él dio a Su Iglesia empieza con “los apóstoles” (Efesios 4:11), indica que el apóstol fue dado a la iglesia para que los miembros y el ministerio de la iglesia sean proyectados hacia afuera.

Es mi firme convicción que Jesucristo espera que toda persona salva sea dominada por una visión que siempre está orientando sus ojos y sus pies afuera —hasta lo último de la tierra. Él claramente nos dio una misión global, pero (yo repito), una misión global requiere ciertamente de una visión global. Y yo también creo que la visión, y  la vocación tienen un carácter individual y no principalmente institucional. La vida del cristiano “inactivo”de la iglesia de hoy, no involucrado en la tarea de impactar al mundo, es totalmente inconcebible e intolerable en el plan de Dios. ¡Yo creo que Jesús espera que toda persona salva tenga una visión y una estrategia, (una estrategia, que ante todo, fue claramente modelada por Él), para así impactar al mundo hasta lo último de la tierra y hasta el fin de las edades!.

Recuerde que Dios, tiene todas las personas en Su corazón, y Él no espera menos de nosotros. Henrietta Mears, la gran maestra cristiana, dijo, “Cuando yo considero mi ministerio, pienso en el mundo entero. Algo menos que eso no sería digno de Cristo, ni de Su voluntad para mi vida.” Un cristiano sin tal visión es como una nave espacial que ha perdido su plan de vuelo.  Su propio impulso lo hará arribar a cualquier lugar, pero lo más seguro es, que nunca llegará a la meta destinada si rehúsa guiarse por su plan de vuelo. Como Cristianos, nuestro plan ha sido siempre aquel que nos demanda  tener un Impacto Total en el Mundo, la estrategia específica se decreta en la Gran Comisión de nuestro Señor. Algo menos que esto es puro artificio humano, y no será lo suficientemente grande como para satisfacer a Dios.

Es una visión crucial el comprender que, cuando el Espíritu Santo vino en el día de Pentecostés en completo derramamiento del poder redentor, el resultado inicial de Su venida fue que “sus jóvenes verán visiones y sus ancianos tendrán sueños” (Hechos 2:17) Esto ha sido distorsionado muy frecuentemente hacia algo místico, misterioso, a tal punto que se ha asociado a lo psíquico y místico, pero la verdad es que, esto debería ser la experiencia normal del cristiano espiritual. Según el contexto, estas visiones y sueños no son aquellos experimentados durante el sueño, sino los experimentados por un corazón que está lleno del Espíritu Santo. En este contexto, estos sueños y visiones son los sueños y visiones estratégicos que nos llevarán hacia el completo cumplimiento de la Gran comisión de nuestro Señor. Tal estrategia de sueños y visiones deberían ser los títulos y acciones comerciales del cristiano neo testamentario normal, no las excepciones nebulosas, y místicas de unas pocas personas caprichosas.

Hace algunos años estuve dando unas conferencias en un retiro para lideres de iglesias, uno de los lideres se me acerco y me contó la siguiente historia, apuntando con su dedo a un edificio de catorce pisos y repitió algo que le contaron acerca de los lideres corporativos de allí:

 Ese edificio es la casa de una importante corporación. Hace algún tiempo, varios de los lideres más importantes de la corporación se dirigieron al presidente de esta y le preguntaron, “¿qué cosa tienes con el primer vicepresidente? ¿Por que hace que lo sigamos teniendo con nosotros?, ¿Porqué le pagas un salario tan fabuloso cuando él es tan  improductivo?. Cuando el presidente les pregunto que querían decir, estos lo llevaron  a la oficina del primer vicepresidente y señalaron a través de la pequeña ventana de su puerta. El primer vicepresidente estaba sentado y recostado hacia atrás en su silla giratoria, de espaldas al escritorio, con las manos detrás de su cabeza y los pies levantados y descansando sobre el borde de la ventana. Él estaba inmóvil, lucia dormido o mirando a través de la ventana. “¿Ve lo que queremos decir?”, dijeron los lideres. “Eso es todo lo que hace y por eso él recibe un fabuloso salario, ¿porque?”, El presidente sobriamente respondió, “Escuchen bien. El año pasado ese hombre en esa silla, en esa oficina tuvo una idea que le produjo a esta corporación una ganancia neta de mas de 85 millones de dólares..... Este año, a él se la ha asignado una sola tarea... ¡”

Amados hermanos creyentes ¿dónde está el hombre de la iglesia de hoy, que está pensando en la idea de 85 millones de dólares  de Dios? ¿Dónde está el hombre que está viendo la visión de 85 millones de dólares de Dios, o soñando el sueño estratégico de 85 millones de dólares de Dios?. Al Dios-Creador de la Biblia nunca le faltan ideas creativas y gigantescas, pero, ¿dónde están Sus santos, los que está viendo estratégicamente desde Su punto de vista, y poniendo estratégicamente en sus corazones lo que Dios lleva puesto en el Suyo?

Permítanme exponer otra fórmula acerca de la visión:

Ninguna visión = el fracaso total;

La visión limitada = poco éxito;

Una visión - un plan - acción = sólo un sueño;

Una visión + un plan - la acción = un sueño persistente (la culpa); pero

Una visión + un plan + la acción = un ministerio espiritualmente productivo.

Note que la prueba de la visión de una persona está en la acción, que es estimulada por la visión. Sin la acción, usted y  sus dones permanecerán en la categoría de “potencial.” El potencial es habilidad inactiva, que nunca es movilizada a través de la visión.

El líder cristiano Myles Munroe, en un libro titulado Comprendiendo Su Potencial, dijo esto sobre el potencial de un creyente:El lugar más rico sobre este planeta no son los campos petroleros de Kuwait, Irak o Arabia Saudita, tampoco las minas de oro y diamante de África Sur, ni las minas de uranio de la Unión Soviética o las minas de plata de África, aunque puede sorprenderlo, los depósitos más ricos en nuestro planeta están ubicados simplemente unas pocas calles de su casa. Ellos descansan en el cementerio local. Enterrados bajo la tierra hay sueños que nunca se cumplieron, canciones que nunca se cantaron, libros que nunca fueron escritos, pinturas que nunca llenaron un lienzo, ideas que nunca fueron compartidas, visiones que nunca se volvieron realidad, invenciones que nunca se diseñaron, planes que nunca fueron más allá de la mesa del dibujo de la mente y propósitos que nunca se cumplieron. Nuestros cementerios están llenos con macizos volúmenes de potencial.

“El potencial, demanda que usted nunca se conforme con lo que usted ha logrado. Uno de los grandes enemigos de su potencial es el éxito. ¡Los éxitos pequeños destruyen las grandes posibilidades! Para comprender su potencial pleno, usted nunca debe  satisfacerse con su último logro. También es importante que usted nunca permita que, lo que usted, no puede hacer, interfiera con lo que usted, puede hacer. La más grande tragedia en la vida no es la muerte, sino una vida que nunca comprendió su pleno potencia.

“Para simplificar este concepto miremos a uno de los elementos más poderosos en la naturaleza. . . la semilla. ¿Si yo sostengo una semilla en mi mano y le pregunto, ‘Qué tengo en mi mano? ¿Qué diría? Quizás contestaría lo que parece ser obvio. . . una semilla. Sin embargo, si usted entiende la naturaleza de una semilla, su respuesta sería el hecho pero no la verdad. La verdad es que lo que estoy sosteniendo en mi mano es un bosque. Puede ver que, en cada semilla hay un árbol, y en cada árbol hay frutos o flores con semillas. Y estas semillas también tienen árboles que tienen frutos que tienen semillas. . . que tienen árboles que tienen fruto que tienen semillas, etc., etc. Hay cosas más allá de las que podemos ver. Así que el margen de diferencia entre una semilla y un suministro de alimentos del trigo, que podría alimentar al mundo entero se llama “potencial”. Potencial es el margen de diferencia entre lo que usted ve y lo que podría ser.

Supongamos que Shekespeare hubiera muerto antes de escribir sus obras y poemas, el potencial de su ora Macbeth hubiera quedado enterrado. Supongamos que Miguel Ángel  hubiera muerto antes de pintar la Capilla Sixtina, o Da Vinci  antes de pintar la Mona Lisa, suponga que Mozart hubiera muerto con toda esa música en su seno.

Supongamos que Moisés hubiera muerto antes de ver la zarza ardiente, o Pablo antes de conocer a Jesús en el camino a Damasco, o Abraham antes de nacer Isaac. Cuan diferentes fueran las páginas de las sagradas escrituras y la historia. Supongamos que Martín Lutero hubiera muerto antes de escribir sus tesis, o Charles Wesley antes de componer sus grandes himnos, o John Wycliff antes de traducir la Biblia en ingles. Cuan diferente podría haber sido la historia de iglesia.

“Me pregunto, que hubiera pasado si tu padre hubiera muerto antes que tu fueras concebido o tu madre, antes que hubieras nacido. ¿Que hubiera perdido el mundo si tu no hubieras nacido?. ¿Que le faltaría al mundo debido a que tu no pudiste vivir todo tu potencial?. ¿Te llevarías canciones, libros, invenciones, curas, descubrimientos a tu tumba?.”  Las letras en itálica en este párrafo  son mías, no del autor.

¿Podría ser que, el más grande pecado del Cristiano reside en su potencial no realizado?. Y el más grande potencial no realizado hoy, reside en el área del cumplimiento de la Gran Comisión de nuestro Señor. Él te ha asignado un papel específico dirigido a tener Impacto Mundial Total,  y es un papel mucho mayor del que usted ha jugado todavía. Este papel nunca se cumplirá sin una visión de sus posibilidades. Así que, la cosa más importante en su vida, es tener y seguir una visión que esté de acuerdo con Dios, ya que su tarea es global, su visión también debe ser global. ¿Tiene usted semejante visión?

¿Cómo personas tan débiles, provinciales, egocéntricas y parroquiales, gente como tu y yo obtiene la visión de?. Aquí hay una fórmula que podemos implantar: La información apropiada más la iluminación espiritual producirá visión que a su vez producirá la motivación y esta motivación llevará a la acción espiritualmente productiva. Observe que la visión empieza con la información apropiada. Así como la visión física empieza con la presentación de un estímulo externo, así también la visión espiritual empieza con la verdad de Dios en la Escritura y a todo aquello relacionado con la Escritura. Los “Ladrillos” para edificar tal visión son: un conocimiento activo de Escritura y un corazón sensible para oír y obedecer, un conocimiento de geografía mundial y nacional y culturas étnicas del mundo, una apreciación espiritual de eventos actuales, la oración, la lectura informativa, la experiencia de primera mano (él “venid y ved” de la Escritura) en algunos campos misioneros del mundo, compañerismo con creyentes visionarios, dando sacrificadamente a las causas misioneras, conociendo misioneros productivos y cristianos  que tengan impacto mundial,  opciones de estilo de vida. Usted puede empezar a cooperar con Dios construyendo la visión espiritual en su vida hoy. Pero es trágicamente obvio que la mayoría de los cristianos con los que usted tiene compañerismo regularmente no tienen tal visión.

II. UNA TRISTE CONDICION

 

Meditemos, en segundo lugar, acerca de la triste situación que se especifica de la siguiente manera. “Donde no hay visión.” La palabra “donde” podría parafrasearse “dondequiera que,” ya que ésta es una declaración universal. ¿Qué significa “no hay visión”  en términos Bíblicos?. Significa que no hay ningún conocimiento de Dios y Su Plan Perfecto. ¡Significa que Satanás, “el dios de este mundo,” tiene “cegadas las mentes de los hombres” a las únicas cosas que real y finalmente cuentan! Ellos no pueden ver o entender estas cosas sin la regeneración y/o la iluminación (vea 1 Corintios 2:9,14)  Por lo tanto, no hay un flujo continuo, entre el cielo y los corazones de hombres. No hay ningún comercio con aquello que es invisible, eterno, espiritual y real. No hay el escuchar  a Dios, ni poner la mirada en  Él. Simplemente, “no hay visión” significa que los hombres no ven “Al Alto y Santo, Quién habita la Eternidad,” como consecuencia, estamos limitamos a nuestros pequeños horizontes y a nuestros pequeños, pecaminosos y planes egoístas. Semejante persona limitada con planes de igual manera limitados, finalmente hacen implosión en sí mismos. Como puede darse cuenta, todo empieza con la verdadera visión. Por favor note que la palabra, “verdadero”, la uso en contraste con, “no hay visión, visión falsa, y visión limitada”.

Tristemente debemos admitir que la mayoría de las personas salvas son casi tan introvertidas, egoístas y dominadas por el sentido supervivencial, de la misma manera que las personas perdidas. ¿Por qué? Nuestro texto proporciona nuevamente la razón: No hay visión. Nosotros raramente vemos las cosas “del punto de vista de Dios.” Raramente llevamos puesto en nuestros corazones lo que Dios lleva en el de Él, un mundo entero de personas perdidas.

En el área empresarial y recientemente en otras, se ha empleado un concepto que es eco del concepto bíblico de la “Visión”. La vista de una persona depende del lente con que mira, así mismo su oído depende del filtro con el cual escucha. Este lente y filtro conforman el “paradigma” de una persona. Permítame mostrarle un ejemplo del paradigma.

Para un niño comer espinaca es el peor castigo; pero para Popeye la espinaca es su alimento por excelencia.

Existen dos paradigmas revelados en la expresión anterior, el paradigma del niño y el de Popeye. El paradigma de cada uno de ellos determinara la actitud de cada cual hacia la espinaca. Para el niño la espinaca es desagradable, un niño preguntaría, ¿por qué están todas las vitaminas en algo tan desagradable y no en los caramelos?. Pero para Popeye, quien tiene una agenda y una estrategia diferente (golpear a Bluto y “ganarse”a la bella dama), la espinaca le es necesaria para tener energía y obtener la victoria, el sabor casi no tiene importancia. Este es un ejemplo clásico de un paradigma.

Aquí tenemos otro ejemplo:

El Dr. El Harold Lindsell, editor emérito de la revista de noticias Cristiandad Hoy, hace algunos años asistió a una clínica visual japonesa. Un día durante la clase, el disertante levantó de repente un cartel ante la clase, y preguntó, “¿cuántos de ustedes pueden  ver el número ocho?” Lindsell era el único en la clase que había levantado su mano hasta ese momento. Él dijo después, que él pensó, que era una conspiración, que la clase entera había pensado en jugarle un truco a él. Pero entonces, el disertante preguntó, “¿cuántos de ustedes ven el número catorce?” ¡Alguna que otra persona en la clase levantó su mano!. El maestro le dijo a Sr. Lindsell, “Señor, ¿ha habido alguien  que le haya señalado alguna vez a usted lo tremendamente daltónico que es?”. Como puede ver, no había ningún engaño involucrado. Cada persona en la clase ese día estaba diciendo la verdad según la manera que la vio. Un solo hombre vio el número ocho, mientras todos los otros vieron el número catorce. Éste es un ejemplo clásico de un paradigma.

Podemos ver que, un paradigma hace resaltar de la visión todo aquello que no se acomoda, y causa que la visión esté totalmente dominada por lo que se acomoda. Así que, nuestros paradigmas son importantísimos.

Una señora se acercó al Dr. G. Campbell Morgan, (un gran maestro de la Biblia del pasado), y le dijo, “Dr. Morgan, ¿usted realmente cree que Dios está interesado en las cosas pequeñas en nuestras vidas?”. El Dr. Morgan contestó gentilmente, “Señora, ¿usted ciertamente no cree que algo en su vida es grande para Dios, verdad?”. Nuevamente, un paradigma.

Esto es lo que un paradigma hace. Descalifica ciertos datos como irrelevantes, y eleva otros datos a la posición de “verdad.” Sin embargo, un paradigma puede ser totalmente subjetivo (auto-determinado) que no tiene ninguna base en lo absoluto en la realidad objetiva, de hecho, el paradigma, incluso, ni siquiera podría permitir la realidad objetiva.

Permítame darle un ejemplo bíblico: En el decimotercero capítulo del libro de Números  nos cuenta la historia de la nación de Israel en Cades-barnea, al sur de la tierra que Dios les había prometido. Ellos estaban aparentemente listos para entrar en la tierra. Sin embargo, ellos cayeron en la incredulidad y enviaron un equipo de doce espías a la tierra para espiar y conocer su vulnerabilidad. Los espías regresaron con un informe dividido. Todos estaban de acuerdo que la tierra estaba ocupada por residentes que, seguramente, no tenían ninguna intención de dejarse invadir. Diez de los espías, una mayoría aplastante, recomendaron contra la posesión de la tierra, basándose en que los habitantes de la tierra “son más fuerte que nosotros,” y que los hijos de Israel parecían saltamontes (langostas), comparados a los gigantes, al estar de pie al lado de ellos. Dos de los espías (la minoría), dieron una recomendación. Admitiendo las mismas realidades, ellos, no obstante dijeron, “Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más  podremos nosotros que ellos” (Números 13:30) Como ve, el grupo minoritario tomó a Dios como factor en su conclusión, mientras que la mayoría no lo hizo. Así que dos paradigmas determinaron las recomendaciones: El uno incluyó a Dios, el otro no lo hizo. Todos vieron a “los gigantes”; la mayoría  se vieron ellos mismos como “los saltamontes”; sólo dos vieron de verdad a Dios. Más bien, la mayoría vio a Dios a través de los gigantes, de esa manera, los gigantes parecían más grandes que Dios. La minoría vio a los gigantes a través de Dios, y así, Dios era más grande que los gigantes. Así que su percepción determinó su propuesta y su actuación. ¡He aquí la diferencia entre “tener visión” y “no tener visión!”

La inteligencia humana siempre le dará su punto de vista. Sólo un milagro de iluminación le dará el punto de vista de Dios. Allí está la diferencia entre “ninguna visión,” por la cual “las personas perecen,” y “la visión,” por medio de la cual las personas florecen.

Imagine no tener visión espiritual en el púlpito de la iglesia a la cual asiste. ¡No se requiere imaginación si usted visita varias iglesias! 1 Samuel 3:1 dice, “ y la  Palabra de Jehová escaseaba (era preciosa) en aquellos días, no había visión con frecuencia.” Si leemos la historia de los acontecimientos que sucedieron desde este punto, descubriremos las cosas trágicas sucedidas como resultado de semejante pérdida de visión.

¿Qué sucedería si no se predicara el Evangelio o, ningún conocimiento que el hombre está perdido sin Cristo, o ninguna confianza en el poder transformador del Espíritu Santo, o ningún desenvolvimiento de los consejos profundos, ricos y eternos de Dios, o ninguna exposición de las riquezas infinitas y escondidas en la Palabra de Dios, o ningún equipar a los oyentes para “vivir en el cielo y en la tierra al mismo tiempo, o ninguna enseñanza de la amplia vocación de una vida cristiana llena del Espíritu, apegada a la Palabra, orientada a la oración, edificadora de discípulos, desde el púlpito de su iglesia?, Imagine un púlpito“sin visión.”

¿Pastor, hasta que punto dudas de la efectividad de lo que actualmente estas haciendo?. El sentimiento de duda es el martillo que rompe las ventanas que han sido empañadas por las vanidades humanas, Ese sentimiento de duda es un signo muy esperanzador. Sin una honesta confesión de tal sentimiento de duda, e investigación a través de la oración de la alternativa divina, el pulpito que ocupas podría continuar vacío de visión.

 

Una mañana, un pastor bautista estaba orando, postrado en el suelo de su estudio pidiéndole a Dios una unción del poder del Espíritu Santo en su ministerio. Una y otra vez, él apasionadamente le pedía a Dios, “Señor, dame Tu poder. No me permitas predicar y ministrar sin Tu poder.” Todo predicador serio ha hecho esta oración con un corazón sincero. Sin embargo, ¡él dijo que de repente, parecía que el techo encima de él se abrió, y una mano bajó y toco su hombro y se oyó como si la voz de Dios le habló dentro de él, diciendo, “¡Hijo mío, deja de orar!”, ¡Este se quedó callado, y  escuchó que la voz parecía decir claramente, “Hijo mío, con unos planes tan pequeños, no necesitas Mi poder!”

Hermano cristiano, ¿es tu visión tan grande, según la proporción de Dios, como para darle gloria a Él?. ¿Dónde están los planes, los sueños, las visiones, las estrategias para tener un impacto mundial total, que de verdad sean impulsados por los recursos milagrosos de Dios?. ¿Dónde está la estrategia que requiere de continuos milagros para su sustento?. ¿Dónde está esa visión, que es tan grande que los recursos humanos, (cualquier el tipo o cantidad) no tienen la posibilidad de patrocinarlos?. La única visión con talla de eternidad que cualquiera de nosotros alguna vez llegue a necesitar, está en la Gran Comisión, dada a nosotros por el Señor Jesucristo. Si su púlpito no se obsesiona con los términos “hacer discípulos” y “todas las naciones,” no pude pretender que Dios ponga la aprobación del Cielo en este. Sin esta magnífica obsesión, el púlpito de su iglesia estará marcado por no tener “ninguna visión.”

Entonces, está a sólo un corto paso de una banca, una congregación sin la visión espiritual de estas cosas. Una regla interna de la vida de la iglesia es lo siguiente: “como es el pastor, así es la congregación.” Gradualmente las personas asumirán el perfil espiritual de su pastor. Suponga, según hemos inferido que, ¿las personas en las bancas no tenían, o perdieron su visión de la sempiterna gloría del Evangelio?, ¿Y de la magnificencia absoluta de Jesucristo?, ¿Y de la grandeza y gloria de nuestra tarea mundial? ¿Y de la posibilidad de impactar al mundo entero con Jesucristo y Su Evangelio, como lo hicieron los primeros cristianos?.

¿Por qué los miembros de la iglesia se entusiasman más por miles de otras cosas, en lugar de, Dios, cosas espirituales, cielo, infierno, y eternidad? ¿La respuesta? No hay visión, y así no hay motivación, porque la motivación surge de la visión.

El estudio cuidadoso de los Evangelios y el Libro de Hechos nos revelará que la iglesia cristiana típica de hoy,  se desempeña mucho más sobre la base de la tradición, que sobre la base de la iluminación. Alguien dijo irónicamente, “las iglesias tiene que decir y hacer bien todo desde la primera vez, porque ellas van a hacerlo de la misma manera de allí en adelante.”

Cuando la pérdida de visión ocurre en el púlpito y en las bancas, podemos estar seguros que no habrá visión espiritual en la vida pública. ¿Qué pasaría si los cristianos perdieran totalmente la visión de su papel como la sal y luz (Mateo 5:14,16) en un mundo deteriorado y oscuro? ¿Qué pasaría si perdiéramos la visión de nosotros mismos como “suplentes corporales”, o representantes, de Jesucristo (II corintios 5:20), “en medio de una generación torcida y perversa, entre quienes brillamos como luces en este mundo, llevando adelante la Palabra de Vida” (Filipenses 2:14-16)? ¿Qué si perdiéramos la visión de nuestro alto status como “embajadores de Cristo”, comisionados para mediar la causa de nuestro Rey en este mundo oscuro y extranjero? Pero nosotros no tenemos que adivinar nada acerca de esto. La ausencia de visión es claramente notable en los púlpitos, bancas, y la vida pública con solo examinar la ocurrencia de las consecuencias declarada en este texto. 

III. SERIAS CONSECUENCIAS 

Piense en las serias consecuencias que siguen a la triste condición de “no tener visión.” “Sin profecía el pueblo se desenfrena.” Esto tiene varios significados diferentes. Significa “perder las riendas, soltar, disolver, separarse, irse en pedazos, ir desnudo, perecer.” De esta manera observemos las trágicas consecuencias de una pérdida de visión entre los cristianos.

Primero, cuando no hay visión, las personas de la sociedad, de la comunidad, de la iglesia, de la casa, “pierden las riendas.” Éste es el efecto moral de una pérdida de visión. Una pérdida de visión produce la anarquía moral en la cual, “cada persona hace lo que es correcto ante sus propios ojos.” A propósito, note que cuando no hay ningún conocimiento de la realidad final, las personas hacen lo que es “correcto ante sus propios ojos”, no necesariamente lo que es aparentemente erróneo a ellos. Recuerde también que, “correcto y erróneo” son términos relativos solo a aquéllos con las mentes meramente naturales o carnales. “correcto” y “erróneo” son términos absolutos para aquéllos con una mente verdaderamente espiritual. “Hay camino que al hombre le parece recto; Pero su fin es camino de muerte” (Proverbios 14:12.) Observe que, el hombre está seguro que su manera es la correcta;  él nunca piensa que su manera es satánica y destructiva. De nuevo, la diferencia está en la revelación, la visión, la percepción del individuo. ¡Es absolutamente increíble observar cómo las personas que son totalmente ciegas a la realidad espiritual dan credibilidad total a su propia comprensión!

Hoy día, y en todas partes, el hombre ha decidido liberarse. La autonomía, anarquía, y la autodeterminación están ampliamente esparcidas. La diferencia entre el Hijo de Dios y pecadores es evidente hasta este punto. Jesús dijo, “porque Yo hago siempre lo que Le agrada” (Juan 8:29), pero el lema de los pecadores (de hecho, la esencia del pecado) es, “yo siempre hago lo que me agrada.” Un día, algún escultor del futuro podrá imaginarse al hombre del siglo veintiuno con sus brazos envueltos sobre él mismo en un amoroso abrazo, besando su propia imagen en un espejo. Sin embargo, permitamos que la trágica gravedad de semejante situación sea absorbida por el humor, permita que las palabras que John Milton puso en los labios de Satanás en “El Paraíso Perdido” nos corrija. Satanás mostró el reconocimiento inevitable de los pecadores que siguen su egoísmo sin restricciones cuando él dijo, “yo mismo soy el infierno.”

Algunos años atrás, los periódicos publicaron la historia de un joven, ayudante de mecánico de aviación, de veinte años de edad, en el aeropuerto de Idlewild en Nueva York. Este joven le escribió una carta a un amigo en Texas. La carta contaba como este joven había terminado la relación con su novia y como había planificado robar un avión de Pan American. Él robó un bimotor DC-3 y empezó a rodar por la pista. Este no pudo ganar suficiente altitud, se estrelló y se mató. El articulo noticioso cerró con las siguientes palabras escritas en su carta, “ Yo voy a estar de mi cuenta en los controles, tal cual como siempre he estado, solo.” Esta historia se repite una y otra vez, vestida de manera diferente, todos los días, y siempre termina de la misma manera. La persona que autodetermina su vida siempre se estrella y se quema. Ya que, las ideas de los hombres discrepan tan radicalmente cuando cada una se convierte en ley hacia ellos mismo, las tensiones mundiales continúan aumentando. Donde no hay visión frecuente entre los hombres, ninguna palabra clara del Dios viviente, ninguna Cristiandad vital, entonces las personas se desenfrenan.

Segundo, este fuerte verbo hebreo también significa “desintegrar.” “Donde no hay visión, las personas se desintegran.” Éste es el efecto social de una pérdida de visión. El pecado, el cual aumenta proporcionalmente en una sociedad que ha perdido la visión espiritual, tiene una fuerza centrífuga inherente a este, alejando a los hombres hacia el exterior del Verdadero Centro de Vida, el propio Dios, y de esa manera alejándolos así, los unos de los otros. Así que tenemos un mundo fragmentado y dividido. La sociedad empieza a “soltarse, disolverse, separarse, irse en pedazos.” La palabra “dividir” se usa para describir muchas situaciones en nuestro mundo. El átomo ha sido dividido,  familias divididas, naciones divididas, un mundo dividido, y personalidades divididas. Un día, un psiquiatra llegó a una estación de servicio manejando una camioneta pickup, en la parte de atrás de la camioneta estaban tres sillas. ¡Cuándo se le preguntó a donde iba, él contestó, “yo voy a domar a un esquizofrénico!” Cuan a menudo los individuos se están “yendo a pedazos.” Una muchacha de la universidad dijo a su compañera de cuarto, “yo me siento como una Guerra Civil ambulante.” ¡Su compañera de cuarto contestó, “Éso no es nada, yo soy una Guerra Mundial ambulante!” Un individuo puede enfrentar casi cualquier problema si éste está interiormente unido, pero es vulnerable a cualquier ataque si está en controversia consigo mismo.

La historia de Judas en el Nuevo Testamento concluye con estas palabras: “Este, pues, con el salario de su iniquidad adquirió un campo; y cayendo de cabeza, se reventó por la mitad, y todas sus entrañas se derramaron.” (Hechos 1:18.) Como usted sabe, Judas se ahorcó, y este colapso físico, o era el resultado de su ineptitud intentando colgarse, o del hinchamiento y putrefacción de su cuerpo muerto, colgando de la soga durante algún tiempo. La Biblia Amplificada dice, “Él estalló abierto por la mitad de su cuerpo.” Tan repugnante como esto parece, nos da una ilustración perfecta. Una traducción dice que Judas “se desintegró.” Él literalmente “se vino en pedazos.” Pero esto era sólo un síntoma físico final de lo que había sucedido gradualmente durante los tres años previos. Él había salido del único centro posible, el “cemento” Divino, qué hubiera integrado su personalidad y le habría hecho un todo unificado. Él realmente “se fue en pedazos por el medio.”Judas podría ser el “santo patrón” de esta edad. La Biblia nos dice (Colosenses 1:17) que en Jesucristo, solamente, “todas las cosas en él subsisten,” pero cuando los hombres pierden “la Visión Beatífica de Jesucristo”, la sociedad no tiene ninguna influencia de cementación, ninguna fuerza cohesiva, ningún centro integrando. Los individuos e instituciones se desintegran cuando Cristo no está al mando. Éste es el resultado social de una pérdida de visión espiritual.

Tercero, esta palabra hebrea también significa “ser desnudado,” o “ir desnudo.” Probablemente, ya que cada otro uso de la palabra es espiritual por naturaleza, este significado también es espiritual. Un rico campo de estudio Bíblico se abre ante nosotros si vemos este significado aplicado a la condición espiritual de los seres humanos. La traducción, “las personas están desnudas,” revela el efecto personal de no tener visión. De forma consistente a lo largo de la Biblia, la salvación de pecadores, su “justificación,” es vista en términos de, siendo “vestidos” con la protectora y calificativa justicia de Cristo, y su condenación y juicio, es vista en términos de, siendo desnudados y expuestos al juicio. De hecho, a lo largo de la Biblia, la vestidura es una ilustración de pecado y justicia. Se usa a menudo la ropa sucia como una ilustración del pecado y la auto-justificación, y la ropa limpia y blanca se usa como una ilustración de la justicia calificativa y protectora de Cristo. Si usted desea seguir esta idea más allá en las páginas de Escritura, estos pasajes demostrarán ser un rico y premiando campo de estudio: Génesis 3:7, 21; Zacarías 3:1-5; Mateo 22:11-13; Lucas 15:22; Romanos 13:11-14; Efesios 4:22-24; Colosenses 3:5-14; y Apocalipsis 19:7-8.

Una de los aspectos más felices de la vida cristiana, es el saber que Dios me ha vestido con el mejor vestido del cielo, asumiendo Él todos los gastos. Esto es reflejado en la famosa alegoría clásica cristiana, El Progreso del Peregrino. Cuando el pecador convencido de pecado se acerca a la cruz de Jesús y confía en Él, la carga del pecado es quitada y este se levanta en celebración por el perdón y la vida eterna. Luego se reúne en el camino con “Los Tres Resplandecientes,” quienes representan a Dios El Padre, Dios El Hijo y Dios El Espíritu Santo. Dios El Padre le dice al peregrino convertido, “La paz sea contigo. Tus pecados te son perdonados.” Dios El Hijo, le quita la sucia vestimenta que llevaba el peregrino y la reemplaza con una túnica limpia, blanca y brillante, y Dios El Espíritu Santo, coloca una marca en su frente (representando el sello del Espíritu Santo), y un libro enrollado en su mano (representando la Biblia)

Esa obra, la labor de la segunda persona, la de desvestir y revestir al pecador, la que imaginamos en nuestras mentes cuando vemos en nuestro texto que dice, “Donde no hay visión, las personas están desnudas.” Juan 3:36 dice, “Él qué cree en el Hijo tiene la vida eterna, pero el que no cree el Hijo no verá la vida, pero la ira de Dios mora en él.” El creyente que confía en Cristo le cubre Su justicia y escapa de la ira de Dios contra el pecado, pero el pecador incrédulo es desnudado, y así, es totalmente expuesto a todas las fuerzas  que lo destruirán.

“Donde no hay visión,” más y más personas permanecen “desnudas,” o desprotegidas para toda la eternidad. Ésta es la consecuencia personal de no tener visión.

Finalmente, la palabra hebrea es traducida con precisión. Significa  “perecer.” “Donde no hay visión, las personas perecen.” Es necesario invocar la compasión ciertamente en este punto, simplemente porque el artículo en peligro son las “personas.” Si fueran animales o plantas, no sería casi tan serio. Pero son personas, individuos como usted y yo. En Juan 3:16, la palabra “perezca” es la antítesis a tener “vida eterna.” Perecer, significa, estar involucrado para siempre en una muerte viviente y una vida agonizante en un lugar llamado el infierno. Entretanto 1 Corintios 1:18 indica, que las personas sin Cristo están en el proceso de perecer. Este perecer de las personas es el efecto espiritual y eterno de una pérdida de visión de los cristianos. ¡Tres personas cada segundo perecen sin Cristo, mientras la Iglesia ha perdido totalmente su visión! ¡El infierno se llena, y el Cielo todavía tiene vacantes para ser llenadas! ¡Todo porque la visión de la Iglesia se ha marchitado!

Hace años, un hombre de negocios muy adinerado, fue a la India a cazar tigres de Bengala, permaneció en la India durante seis semanas, y al retornar asistió al servicio de mitad de semana de su iglesia, la cual era bastante grande. La iglesia estaba discutiendo su presupuesto anual cuando este hombre impactó a la iglesia entera proponiendo que todo lo asignado a las misiones extranjeras sea omitido del presupuesto. Un señor de mucha edad preguntó cuál era la razón de esa extraña propuesta. La respuesta fue, “Yo acabo de llegar de un viaje de seis semanas a la India, y durante ese tiempo no vi a un solo misionero.” El anciano preguntó, “¿Y cual fue el propósito de su viaje a la India?” El hombre respondió, “yo fui a cazar Tigres de Bengala.” “¿Y cuántos tigres de Bengala vio usted?”, “Yo vi seis de ellos.” El anciano replicó y  dijo, “Eso es muy peculiar, yo me pasé treinta años en la India como misionero, y vi cientos y cientos de misioneros. ¡Pero todavía, no he podido ver mi primer tigre de Bengala allá!”. De igual manera, hay muchas cosas que dependen de nuestra perspectiva y nuestra visión.

Las palabras de Proverbios 29:18 fueron escritas por Salomón, un hombre en cuyo reino la visión se desvaneció. Y no hay en la historia de Israel un fracaso más desastroso que el de Salomón. ¡Las personas se desmoronaron! ¡La nación se derrumbó! ¡El Reino fue dividido!

¡La alternativa ante nosotros es clara: no es otra que “visión o división!” ¡Esto es verdadero universal, nacional y local, pero sobre todo es real y verdadero en la Iglesia de Jesucristo y en la vida cristiana de cada individuo!

¡Nosotros debemos, nosotros debemos, esperar en Dios, en quietud y oración, armados con un profundo sentido de necesidad y un corazón sensible y receptivo a sus enseñanzas, y pedirle que restaure la visión de Su Deslumbrante Gloria Personal, y de Su Omnipotente Plan para nosotros y el mundo. !Mientras se restaura la visión, nosotros redescubriremos que todo Su Plan se revela en la Gran Comisión del Señor, y que el mandato allí es el de“hacer discípulos a todas las personas.”

¡Dawson Trotman tenía razón cuando dijo, “visión espiritual es poner en tu corazón lo que está en el corazón de Dios¾el mundo!” Pablo oró para que los cristianos de Colosa pudieran “ver las cosas desde el punto de vista de Dios” (Colosenses 1:9.) ¡Qué revolución ocurriría si nosotros lo hiciéramos también!

 

 

 

Copyright © 2005, by ToBeLikeHim Ministries